Quién es quién en el grupo de los seis radicales que pulsearán con el PRO la estrategia electoral

De aquí al cierre de listas, un grupo de seis dirigentes boinas blancas tendrá la misión de pulsear con el PRO por imponer el pliego de condiciones que resolvieron esta semana por amplia mayoría los 337 convencionales de la UCR.

La flamante Mesa de Acción Política del partido centenario negociará con Mauricio Macri listas de precandidatos, la chance de que un radical conforme el binomio presidencial, el rol del partido y la estrategia final en los distritos.

Para esa labor la Convención Nacional designó a seis emisarios de los dos grandes sectores lograron consenso el lunes: los “moderados”, cercanos a Casa Rosada, y los “críticos” que vienen tensando la cuerda de la alianza oficialista.

Si bien en el resumen de la Convención resonaron las ruidosas palabras del mendocino Alfredo Cornejo, lo cierto es que el grupo de los dialoguistas encabezado por el bonaerense Daniel Salvador es el que logró imponerse con más 180 votos.

Según reconstruyó Diputados Bonaerenses los interlocutores del PRO serán el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el secretario general del PRO, Francisco Quintana, y el titular del partido, Humberto Schiavonni.

Para la negociación desde Jefatura de Gabinete ya confeccionaron una guía de acción para los diálogos –que en principio sería telefónicos- donde coincide “en darle mayor institucionalidad a Cambiemos y elaborar un plan de gobierno”.

 

LOS MODERADOS

 

En el sector que encabeza el vicegobernador y busca una vía moderada para pugnar con el PRO, se ubican los gobernadores Gerardo Morales, de Jujuy, Gustavo Valdéz, de Corrientes, y la bonaerense Alejandra Lordén.

Morales, que transita por estas horas el tramo final de su campaña por la reelección,fue diputado provincial entre 1989 y 2000, Secretario de Desarrollo Social de la Nación por un breve período y titular del Comité Nacional de 2006 a 2009.

Un dato de color que muestra los caprichos que a veces incurre la historia, es que en 2007 fue candidato a vice de Roberto Lavagna, uno de los dirigentes que el sector disidente pretende acercar a Cambiemos.

En tres oportunidades fue candidato a gobernador sin éxito, hasta que en 2015 consiguió dar el batacazo por amplia mayoría y consagrarse como el primer radical al frente de la provincia desde 1960.

Por su parte, Valdéz se coronó gobernador de Corrientes en 2017. Antes fue diputado nacional entre 2013 y 2017 e integrante del Consejo de la Magistratura, siendo el segundo correntino en integrar ese organismo.

También su trayectoria política lo ubicó como concejal e intendente durante dos períodos de la localidad de Ituzaingó, donde sus padres se afincaron políticamente. En 2017 obtuvo el 54,06% de los votos.

Sin embargo, la embajadora más pura que tiene Salvador en ese pelotón es la diputada bonaerense Alejandra Lordén, una mujer que viene acumulando volumen en la estructura radical bonaerense y es considera una “todo terreno”.

La legisladora de Saladillo y alfil del vicegobernador de Vidal además es secretaria del Comité Nacional de la UCR. En su extenso recorrido por la política fue edil y presidenta del Concejo Deliberante de su pago chico.

La presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados bonaerense también fue galardonada a por la Universidad de Georgetown de EE.UU y distinguida por varios medios especializados por su rol legislativo.

En su rol de defensora de los derechos de las mujeres fue autora de la Ley de Paridad de Género que impulsó Vidal y también sobresalió por su participación en diversas ocasiones en la ONU Mujer y su labor en la Comisión Nacional de Mujeres.

La médica de Saladillo y nuera de Alejandro Titán Armendariz, además es una de las legisladoras provinciales que más proyectos presentó en la Cámara baja y en su rol de arquitecta política es valorada por ser una mujer de consensos.

 

 LOS CRÍTICOS

 

Este grupo, que hasta se animó a pedir la conformación de nueva coalición y cuestionó en público la candidatura de Macri, es encabezado por Cornejo que actualmente preside el Comité Nacional de la UCR.

A comienzos del 2000, el mendocino ocupó cargos ejecutivos en el municipio de Godoy Cruz, distrito que luego comandaría como intendente, luego fue diputado provincial y más adelante encabezó la lista de diputados nacionales.

Entre 2007 y 2015 retornó a ocupar el cargo de jefe comunal de su pago chico, hasta que finalmente con la asunción de Cambiemos se coronó como gobernador de la provincia.

Por su lado, Yacobitti es el representante del “operador todo terreno” Enrique “Coti” Nosiglia, quien viene respaldando a Cornejo en su empresa de tensar Cambiemos.

El ex titular de la UCR porteña y de la Federación Universitaria Argentina (FUA) edificó un extenso recorrido en la Franja Morada, desde donde accedió a diferentes cargos en la Universidad de Buenos Aires (UBA).

 

¿EL MEDIADOR?

 

La figura de Sanz queda en el medio de los dos grupos, como una suerte de mediador. “La mira de costado”, aseguró desde el entorno de uno de los dirigentes del grupo de los seis.

El mendocino también tiene una larga trayectoria política que lo colocó como senador provincial, intendente del departamento de San Rafael, luego legislador nacional e integrante del Consejo de la Magistratura de la Nación.

De 2009 a 2011 fue titular del Comité Nacional de la UCR y dos veces precandidato a presidente. En 2015 fue uno de los principales impulsores del acuerdo de la UCR, con el PRO y la Coalición Cívica de Elisa Carrió.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*