Etchevehere cruzó al peronismo por su plan para el agro y dijo que “están preparando una trampa”

En la recta final para las elecciones presidenciales del próximo 27 de octubre, las propuestas elevadas por el Partido Justicialista en materia de políticas agroindustriales no pasaron inadvertidas para el oficialismo. El documento elevado por los equipos técnicos del PJ fue crítico en relación a las medidas implementadas por Cambiemos en los últimos cuatro años.

Las propuestas presentadas al candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández ienen un fuerte anclaje en asegurar el mercado interno y la mesa de los argentinos, segmentar retenciones y fortalecer el control de divisas, entre los puntos más salientes.

Desde el ministerio de Agricultura nacional, la respuesta no tardó en llegar. En declaraciones periodísticas a Canal Rural, el titular de esta cartera, Luis Miguel Etchevehere activó el modo campaña y señaló que “lo bueno es que develó el misterio de que piensa hacer Fernández (en referencia a Alberto) en caso de que gane”.

El entrerriano avivó el fantasma del control estatal excesivo sobre el campo y sostuvo que  “todo lo que se hablaba de la Junta Nacional de Granos está confirmado”. Así, describió un panorama desalentador en caso de imponerse la fórmula Fernández-Fernández: “están preparando una trampa y todo lo que era versiones ahora está confirmado por escrito”.

En materia de comercio exterior, una de las cartas fuertes del macrismo es sin dudas la exportación de carne bovina. Al momento de redactar estas líneas, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés) las exportaciones de carne vacuna crecerán casi 11 por ciento en 2020 y llegarán a las 775.000 toneladas

El ministro no perdió oportunidad para realzar esta situación y detalló que las plantas frigoríficas argentinas volcadas al mercado externo “están realizando fuertes inversiones para mejorar sus procesos y capacidad de frío”.

Pero desde la industria volcada al ámbito doméstico y el contexto de una fuerte caída de las ventas, no comparten este entusiasmo. Desde la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA) manifestaron su molestia, al entender que al momento de implementar el Remito Electrónico Cárnico (REC) hubo excepciones hacia frigoríficos exportadores y supermercados, dos jugadores de peso en el negocio exportador.

Desde la entidad ponen en duda la utilidad de la Mesa de las Carnes para solucionar la problemática del sector de consumo. “Solo escuchan a un sector, destruyeron el consumo y coartaron la acción a todos los matarifes”, señalaron desde la cámara que nuclea a este eslabón de la cadena bovina.

Fuente: infocielo

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*