Violencia mapuche: crece la preocupación del Gobierno y de los inversores extranjeros por el impacto económico

En medio del escándalo político desatado por la desaparición de Santiago Maldonado en Esquel crece una terrible tormenta llamada “violencia RAM” que amenaza el futuro de las inversiones extranjeras en la Argentina, tiene en vilo a los productores y petroleros de la Patagonia y se convirtió en una fuerte preocupación para el Gobierno.
Pocos funcionarios de la Casa Rosada se animan a plantear abiertamente el tema por temor a que los cuestionen por la falta de oportunismo político ante el irresuelto caso del artesano Santiago Maldonado. Pero lo cierto es que el accionar de los grupos mapuches violentos que incluye la usurpación de tierras, los ataques a pozos petroleros y campos, el conflicto permanente con sectores del ámbito privado y los saqueos a estancias y el daño a la economía sureña ya es tema de alerta nacional. El propio presidente Mauricio Macrirecibió en las últimas semanas señales directas de empresarios extranjeros que advierten sobre los peligros que puede desembocar para las inversiones el avance de estos grupos si el gobierno no pone un freno. El grupo de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) hizo estragos en Chubut y Río Negro. Pero quizás el caso más sensible en términos económicos para el Gobierno hoy es el accionar de un grupo minoritario violento nucleado a la Confederación Mapuche de Neuquén, que amenaza el futuro de una de las mayores promesas de ingreso de capitales en la Argentina: el yacimiento de Vaca Muerta.
“La ausencia del Estado y la falta de acciones de la Justicia durante los últimos años hizo que estos grupos violentos se apropien de todo y no se haya planteado una política coordinada hacia los pueblos originarios con sus reclamos genuinos”, admitió a Infobae un encumbrado funcionario del Gobierno.

Desde el Ministerio de Seguridad se elaboró un informe detallado con las 77 acciones delictivas del grupo RAM y señalan que “es imprescindible que el Estado asegure la defensa de la propiedad privada así como el reclamo mapuche en el marco de la ley y neutralizando toda violencia”.
El ministerio que dirige Patricia Bullrich está en el ojo de la tormenta y abocado enteramente a la resolución del caso Maldonado. Pero tienen en claro que tarde o temprano deberán hacer frente al problema de la violencia RAM. Para ello, la Secretaría de Fronteras dispuso acuerdos con Chile para reforzar los controles en más de 20 pasos ilegales de la Cordillera. Esto permitirá neutralizar el accionar de los RAM en conexión con otro grupo más numeroso y violento que hace estragos en Chile y se denomina Comunidad Arauco Malleco (CAM). También desde el Ministerio de Seguridad se está realizando una ronda con fiscales, jueces y fuerzas de seguridad de Chubut, Río Negro y Neuquén para frenar los actos violentos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*