Mauricio Macri llega a New York y rinde tributo a los cinco argentinos muertos en un acto terrorista

Tras la ceremonia que se formalizará a pocas cuadras del sitio utilizado en su momento por las Torres Gemelas, el presidente mantendrá una reunión a puerta cerrada con inversores y Ceo´s de Estados Unidos. Macri estará sólo tres días en Manhattan –llegó hoy en el vuelo de American Airlines 954—y su agenda incluye una cena distendida con personajes influyentes de New York, un encuentro con el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, la entrevista que concederá a la agencia de Negocios Bloomberg y sus disertaciones en el Bussiness Council for International Understanding y el Council of Americas, dos organizaciones influyentes en la principal city financiera de los Estados Unidos.
Macri regresa a New York fortalecido, si se compara su situación política de 2016. En septiembre de ese año participó de la Asamblea General de Naciones Unidas, compartió un panel con Bill Clinton y Mateo Renzi y tuvo encuentros con un puñado de banqueros e inversores que preguntaban sobre su estabilidad institucional, las posibilidad de su plan económico –en pleno ajuste—y la vigencia política de Cristina Fernández.
Ahora, el Presidente puede mostrar cifras de leve crecimiento y una baja importante de la inflación anual, así como los resultados electorales de CFK y la detención de su vicepresidente Amado Boudou y del ministro Julio de Vido. Macri pretende multiplicar las inversiones directas en la Argentina, y para eso realiza este viajo relámpago a la ciudad que nunca duerme.

Sin embargo, no será sencillo cumplir el cometido. Ya en Manhattan se conoce la resistencia que existe entre sindicalistas, gobernadores y parlamentarios justicialistas acerca de las reformas que empuja la Casa Rosada. El presidente deberá esmerarse para demostrar que puede saltar esos obstáculos políticas y avanzar en dos propuestas estructurales que apuntan a modificar las relaciones laborales y el esquema impositivo nacional y provincial.
Macri conoce New York y cómo piensan sus inversores y sus banqueros. Un dato que no es menor cuando se intenta disminuir la pobreza, cerrar el déficit fiscal, bajar la inflación y transparentar el funcionamiento del Estado. Pero Argentina aún es una incógnita para Manhattan, y el Presidente deberá remar y remar para lograr que, finalmente, Wall Street levante los dos pulgares para arriba.

Fuente: infobae.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*