Los planes de Massa, Stolbizer y Randazzo para volver al ring en 2019

Ocuparon cargos en el gobierno nacional o bancas en el Congreso durante años. Discutieron leyes, tejieron alianzas o ejecutaron medidas. Fueron candidatos a senadores nacionales en las elecciones legislativas de octubre en la provincia de Buenos Aires y quedaron afuera de la disputa. Perdieron terreno en un escenario polarizado por Cambiemos y el kirchnerismo. Los comicios los devolvieron al llano.

Sergio Massa , Margarita Stolbizer y Florencio Randazzo buscan reinventarse tras el revés que recibieron en las urnas. Mientras ocupan parte de su tiempo en actividades alejadas de la política, diseñan estrategias que les permitan regresar al ring en 2019.

Sergio Massa

Enero de 2016. Massa prepara su valija para acompañar a Mauricio Macri en el foro económico de Davos, en Suiza. Viene de un año agotador, en el que recorrió el país por la campaña. Salió tercero en las elecciones presidenciales y sabe que el Presidente necesitará de su ayuda en un Congreso donde el oficialismo no tiene mayoría. Con el kirchnerismo derrotado y el peronismo en estado de ebullición, aspira a posicionarse como el líder de la oposición.

Tras dos años de gestión de Macri, el presente político del tigrense dista mucho de aquel verano. Comenzó 2018 en Pinamar, fuera del Congreso y sin diálogo con el Presidente. Durante diciembre, el ex intendente de Tigre se mantuvo alejado de las discusiones diarias por las reformas que impulsó la Casa Rosada. Ese perfil bajo frente a los debates parlamentarios forma parte de la estrategia que llevará adelante durante el próximo año con el objetivo de reinventarse y reconstruir su fuerza de cara a 2019, cuando terminará el mandato de Macri.

Massa mantendrá reuniones con sus equipos técnicos

Para no desgastar su imagen, Massa delegó el rol parlamentario en Graciela Camaño , jefa del bloque UNA en la Cámara baja, y el diputado nacional Felipe Solá . Mientras tanto, aseguran desde su entorno, trabajará para fortalecer sus equipos técnicos y generar propuestas. Aspira a construir una oposición “moderna”, “racional” y “constructiva”. Cuando en el FPV se ilusionan con la posibilidad de sumar fuerzas con el massismo, sobre todo después de que se mostraran en sintonía durante el debate por la reforma previsional, Massa da señales de que no radicalizará su postura y se diferenciará de la táctica confrontativa del kirchnerismo. Cerca suyo remarcan que “mantendrá la identidad” del Frente Renovador, la fuerza que lanzó en 2013 para enfrentar a Cristina Kirchner. Sin embargo, Massa coquetea con un eventual acercamiento al PJ. “Primero tiene que haber una depuración”, advierten. Destacan, además, que el massismo tiene diálogo con “todos los sectores” y mantiene una buena relación con el peronismo. Aclaran que rechaza el “sectarismo” y el “fanatismo” que impide construir mayorías.

En el plano discursivo, Massa pondrá muchas fichas en las políticas para combatir el delito. Como en la campaña para las legislativas de 2013, volverá a apostar por lo que considera fue la “marca” de su gestión en Tigre. Otra pata la pondrá en el terreno previsional.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*