Corrida del dólar: ahora el desafío es que no baje mucho de $ 25

País - Conferencia en Economía de los ministros Dujovne y Caputo 15-05-2018 Foto: Fernando de la Orden

La síntesis del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne ante periodistas extranjeros fue implacable: “Argentina tendrá más inflación y menos crecimiento”.

Todavía no se había superado la corrida cambiaria de las últimas dos semanas cuando la divisa saltó de $20,22 a $25 en el mercado mayorista y las autoridades ya asumían que el mercado había hecho el ajuste que los funcionarios no habían logrado.

El esquema económico argentino actual requiere conseguir US$ 30.000 millones al año y, cuando los logra respira y crece. Y, cuando no, devalúa la moneda en el intento de equilibrar un sector externo claramente deficitario.

El resultado de las últimas semanas fue básicamente consecuencia de que inversores extranjeros decidieron llevarse unos US$ 5.000 millones que estaban colocados en Letras del Banco Central (Lebac).

Y eso tomó al Gobierno desprevenido en el momento en que en Estados Unidos comenzaba a subir la tasa de interés, los capitales buscaron refugio en Norteamérica y el dólar se fortalecía a nivel internacional.

De la mano de esos cambios, la estampida del dólar arrasó con varios de los postulados económicos del Gobierno. Entre otros, el pronóstico de 3% de crecimiento e hizo volar la meta de inflación del 15%. ¿La inflación de este año será menor al 24,8% del pasado? Se verá, pero Dujovne ya abrió el paraguas.

La corrida, de la que sólo mínimamente participaron los minoristas, comenzó a dar muestras de agotamiento el lunes cuando el Banco Central anunció que estaba dispuesto a vender US$ 5000 millones a $25, aumentando la oferta y poniéndose, por primera vez en la gestión de Mauricio Macri, un techo explícito al precio de la divisa.

La apuesta a enfrentar la corrida poniendo mucha plata sobre la mesa se gestó durante el fin de semana. Además de los funcionarios del área económica y el Jefe de Gabinete, Marcos Peña y los vicejefes Mario Quintana y Gustavo Lopetegui también consultaron a Miguel Bein., ex asesor de Daniel Scioli en los tiempos de su candidatura a Presidente.

Al monto del “shock” arribaron con cierta rapidez pero la “sintonía fina” giró en torno a qué precio debería tener el dólar para cortar las compras.

¿Es de $25, $26, $27?. El martillo lo bajó, como era de prever, el presidente Macri. Y la elección del menor “techo” posible para el dólar se había basado en el temor al impacto inflacionario del traslado de la devaluación (muy fuerte, de 30% desde comienzos de diciembre) sobre los índices de precios a partir de mayo.

La táctica se complementó con el Banco Central comprando Lebac en el mercado para reducir los mega vencimientos de ayer y así evitar la liberación de una masa importante de fondos que se hubiese podido volcar a comprar dólares.

Eso no ocurrió. Se renovaron el 100% de los vencimientos. El “frontón” de los US$ 5.000 millones rindió frutos: el dólar mayorista bajó 3,7% a $24,05 al promediar la rueda y la sensación de que la corrida había cedido empezó a ganar el ánimo de los operadores.

Después vino el anuncio del ministro de Finanzas, Luis Caputo, sobre la colocación de bonos en pesos a dos fondos grandes del exterior y eso calmó más a los operadores del mercado que se preguntaban si ahora volverían los tiempos de ganar plata colocando pesos en Lebac a tasas altas.

Parte de la discusión que hay en el mercado es si el Central debería incentivar ahora el “carry trade”, que es pagar tasas altas por las Lebac para incentivar la venta de dólares.

Las dudas surgen a partir de que la tasa alta ya se mostró ineficiente para frenar la inflación con la fotografía actual (déficit fiscal y externo financiado con dólares del exterior) y favorece el esquema de atraso cambiario que, cíclicamente, explota y termina en devaluación y caída de los salarios reales.

La discusión gana espacio después de que quedó demostrado que el mercado hizo el ajuste y de que captar en forma masiva fondos del exterior terminan generando un problema por la velocidad de la salida.

¿Tendrá espacio el Gobierno para bajar fuerte la tasa de interés en pesos después del salto del dólar?.

El economista Ricardo Arriazu sostiene que hay que comenzar a analizar distinto las crisis cambiarias bajo la mira de que tres cuartas parte de los activos de los argentinos están en dólares y sólo un cuarto en pesos y que eso, entre otras cosas, explicó el carácter mayorista de la corrida.

¿Si el stock de dólares en poder de la gente es tan alto, se arriesgarán a bajar la tasa para compensar en parte el freno a la actividad que la devaluación genera en el corto plazo?.

Los interrogantes se multiplican al calor de los ecos de una corrida que sigue generando consecuencias.

Menos actividad, menos importaciones, menos viajes al exterior y menos compras de productos importados. ¿Y el traslado de la devaluación a los índices de precios?

La inflación acumuló 9,6% en los primeros meses y los cálculos privados pronostican una suba de 3% este mes. Cabe esperar que el corrimiento del dólar haya llegado a su fin. Los bolsillos de la gente ya no tienen margen.

 

fuente: clarín

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*