Saladillo rompió el aislamiento obligatorio

Además de los cientos y cientos de adultos que se movilizaron hoy, se sumó la apertura de las entidades de cobranza de impuestos y servicios, que formaron largas filas. A pesar de las líneas que delimitaban la distancia obligatoria de 1,5 metros entre persona y persona, pocos los respetaban y esto formó aún más caos.

Teniendo en cuenta que este sábado y domingo también funcionarán las entidades bancarias, tanto para la atención a jubilados como para beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, será tiempo de reflexionar qué podemos hacer, cada uno desde su lugar, para cuidar a nuestros abuelos y hacer valer los esfuerzos de quienes respetan cuarentena.

¿Toda persona que se movilizó hoy, realmente necesitaba concurrir al banco? ¿Conocemos algún abuelo, tía, vecino que no sepa usar la tarjeta? ¿Podemos ayudar a nuestros adultos a que realmente no sientan necesidad de salir?

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*