Una charla sin filtros del PJ para formar una oposición en bloque y desafiar a Vidal

La primera cumbre del PJ convocada por la gestión Menéndez-Gray tuvo varias sorpresas pero dos se destacan por sobre el resto: hubo presencia de todos los sectores y geografías; y, el tono de reclamo y desafío contra Vidal fue equivalente al que se preveía contra Macri. Todos juntos, en una larga mesa de un coqueto hotel boutique de Costa del Este, el justicialismo tuvo quizá una de las charlas más descarnada de los últimos tiempos. Sirvió para finalmente tomar en bloque el rol de oposición, aunque será con matices

Quienes gobiernan están en las antípodas de los valores justicialistas. Tienen derecho y legitimidad democrática. Somos profundamente respetuosos de la voluntad popular, consignaron en un documento de la cumbre.

“Quienes gobiernan están en las antípodas de los valores justicialistas. Tienen derecho y legitimidad democrática. Somos profundamente respetuosos de la voluntad popular. Pero no somos ni seremos lo mismo. Creemos que es momento de empezar a construir un nuevo camino. De construir una esperanza”, consensuaron en un documento.

Luego de casi más de tres horas de fuego cruzado, los presentes coincidieron en que se alcanzó una unidad de “trazo grueso” y que “es necesario invitar” a los que faltaron. El cónclave también arrojó críticas al modelo económico de la Casa Rosada, con quejas por los tarifazos, la pérdida de puestos de trabajo, la inflación y el recorte de las jubilaciones. Tampoco se dejó de cuestionar la idea que tuvo la Provincia de revisar las afiliaciones sindicales.

Los cuestionamientos “al modelo de Cambiemos” estuvo reforzado con la presencia del camionero Pablo Moyano, quien insistió con la teoría de que él y su papá Hugo son perseguidos de la justicia. La efusividad con la que fue recibido oficio como un apoyo tácito a esas hipótesis.

“En los barrios bonaerenses las familias están atravesando una situación muy dura. El desafío inmediato es abrir la mirada e integrar a la gente más allá de la lógica partidaria”, arranca el texto. “Este gobierno invita al trabajador a desafiliarse al sindicato, pero el mensaje es mucho más profundo: nos quieren hacer perder como sociedad la fuerza colectiva, la solidaridad, la empatía. La sensibilidad”, continúa.

A pesar de algún pataleo en los últimos días, los intendentes del interior se sentaron frente a los del Conurbano y limaron asperezas. Con su verba explosiva, Sergio Berni disimuló las  ausencias de otros kirchneristas. Y la llegada de sorpresa de Baradel para recibir un abrazo compañero y los reclamos aireados contra el pacto fiscal que fueron dardos a la Gobernadora que superaron a la queja de Pablo Moyano contra el modelo económico macrista.

No estuvieron los matanceros Fernando Espinoza y Verónica Magario, el randazzista Bali Buca y el metalúrgico Oscar Romero. En un intendente de la zona metropolitana las no presencias generaron enojo. “No podés ser para siempre la viuda del peronismo. Si fuiste el padre de la derrota vení y hacete cargo”, bramó. “Y si sacaste cuatro puntos a lo último tenes que venir acá y no hablar por los diarios”, completó.

En diálogo con INFOCIELO, Walter Festa, aceptó ser mencionado como una “pata kirchnerista” dentro del encuentro aunque aclaró “que nadie manda a nadie y es mentira que alguien mandó a vaciar la cumbre”. Además de quejarse -en broma- que “todavía tenía que ir a prender el fuego”, consideró que “fue una instancia productiva”. El intendente de Moreno había apoyado a Espinoza en la compulsa interna.

Por su parte, uno de los que se fue más satisfechos fue Walter Torcchio, ya que su moción de que el justicialismo “vuelva a reconsiderar el interior y al campo” fue bien recibida. El alcalde de Carlos Casares también estuvo entre quienes más reclamaron una oposición fuerte contra el nuevo régimen de responsabilidad fiscal de las municipalidades.  “A los que hacemos bien los deberes nos limita igual”.

Su par Alfredo Fisher fue otro de los que reclamo de manera ferviente que el peronismo “defiende como ha sido su costumbre los autonomismos municipales”.  La participación del alcalde de Laprida fue todo un signo de que la vocación acuerdista es importante: había sido uno de los que encabezó un encuentro en La Plata para advertir sobre la “conurbanización” pejotista. Hoy dijo que “no están contra nadie”.

La conclusión de la convocatoria puede ser leída como un triunfo de los más duros sobre los más blando ya que Menéndez venía siendo cuestionado por su demora en elaborar una crítica a la Gobernación. Seguramente las intervenciones de Berni y Moyano sirvieron para que eso suceda.

Fuente: infocielo.com

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*