Piñeyro, director del Hospital, cuenta que la ocupación de terapia está “entre un 80% y 90%” y admite: “Estamos dando todo lo que podemos”

Javier Piñeyro, director del Hospital Dr. Posadas, habló sobre la situación epidemiológica de Saladillo y la respuesta desde el sistema sanitario. El doctor admite que el porcentaje de positividad en los testeos “es muy alto, eso habla de los altos porcentajes de afectación y circulación comunitaria que tenemos”, y admitió: “Hemos activado el sistema de derivación”.

En principio, Piñeyro expresó: “Estamos en un momento muy álgido, el ascenso de la curva de casos es tremendo, debemos estar en uno de los pueblos de la provincia con mayor número de activos. El aplanamiento no ocurrió como uno hubiese querido, eso habría permitido que el sistema de salud esté un poco más holgado. Estamos dando todo lo que podemos, pero lo cierto es que nuestra sala y terapia intensiva al límite. Hemos activado el sistema de derivación, bien sabemos que la provincia es una red de salud, y lo hemos demostrado cuando fuimos la ayuda de otros Municipios como Bragado, y tal vez nosotros ahora necesitemos esa red para que nos contenga”.

Al ser consultado por la ocupación de camas, el director respondió: “Es un porcentaje que varía mucho, porque al tener el sistema de derivación activado vamos liberando una cama, ocupándola con otro paciente, luego liberándola… pero podemos decir que la terapia intensiva está entre un 80% y 90%, y tendríamos que no superar ese número. Si lo superamos, tenemos que liberar una cama para que, si alguien entra en forma brusca en insuficiencia respiratoria, pueda ser contenido a tiempo para ser derivado a otros estamentos, eventualmente, si la cosa se pone difícil”.

En ese sentido, agregó: “En sala Covid tenemos una sala intermedia y otra clínica, de menos complejidad. En sala clínica estamos un poco mejor; no obstante, uno tiene que prever la liberación de camas porque esta enfermedad sabemos que sorprende en cuanto a la brusquedad con que el paciente se descompensa. Sabiendo que hay un número importante de activos, uno sabe que hay un número de esos pacientes que se va a descompensar”.

Otra de las complicaciones que remarcó Piñeyro es que “subió un montón la edad promedio: al principio hablábamos de una edad promedio de 25 años y en este momento supera los 40. Como lo preveíamos, lo dijimos y lo sostuvimos, es la gente grande la que se enferma de forma más grave y requiere las camas de terapia intensiva o intermedia”.

Nos dicen que somos un poco pesados, pero bueno. Sabemos que el distanciamiento social, hasta que esté la vacuna, es la única arma para amortiguar esto. Entonces: tenemos que mantener las medidas de distanciamiento social. No circular o circular lo menos posible, no entrar en lugares cerrados, no amontonarnos, usar el barbijo, lavarnos las manos constantemente… Creo que, como lo he dicho cientos de veces, no es tan difícil. No es fácil pero tampoco es tan difícil”, agregó el doctor.

Por último, cerró: “Cuando creemos que ya estamos nos pasa lo que nos pasó. Creo que nos confiamos, abusamos de la suerte. Tuvimos un par de conductas que no nos salieron mal y entonces creímos que ya estaba. Ustedes saben bien que hubo muchas reuniones grandes que no pasó nada y sostuvimos nosotros que solamente suerte. Pero suerte se tiene una sola vez en la vida, no es un patrón. El patrón es este: que si no hacemos las cosas bien, nos pasa lo que nos pasa. Digo esto para que reflexionemos como ciudadanos: tenemos que tener conductas ciudadanas. No estamos hablando de dinero o una moneda, estamos hablando de vidas: de un abuelo, hermano, padre que se va a morir. Tenemos que reflexionar y tener conductas ciudadanas, hoy la necesitamos más que nunca para intentar que nuestro sistema de salud con todo nuestro esfuerzo siga siendo sostenible, hacemos todo para que eso suceda”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*