Legislatura: Cambiemos privilegiaría a aliados y se tensan las relaciones por el reparto de comisiones

Los principales gestores políticos de ambas Cámaras legislativas de la provincia de Buenos Aires darán un nuevo paso hacia la construcción de los necesarios consensos que requieren los cuerpos colegiados al distribuir los espacios de trabajo en las comisiones legislativas permanentes.

La Cámara de Diputados tiene 37 Comisiones permanentes, mientras que el Senado cuenta con 26. En sendos casos hay que sumar una comisión más, la de Labor Parlamentaria, integrada en ambos casos por los presidentes de bancadas y las autoridades de Cámara. En el caso de Diputados la preside el presidente del Cuerpo y en el Senado esa tarea de coordinación la asume el Vicepresidente I.

Vale consignar que los Cuerpos pueden modificar el número de comisiones, ya sea creando o eliminando comisiones existentes, algo que en principio está descartado en esta coyuntura. Así las cosas los diputados y senadores se enroscan en una negociación que tiene “principios matemáticos pero resolución política”.

El principal vector es que se respeta la proporcionalidad de los bloque respecto del total de la Cámara, a la hora de la integración de las comisiones y del reparto de las autoridades de las mismas. Con la excepción de las comisiones denominadas “filtro” donde el oficialismo siempre tendrá mayoría y la presidencia.

Los diputados y senadores entienden que para que un proyecto llegue al recinto en trámite normal pase necesariamente por una de las tres comisiones “filtro”, aunque según la política imperante en lugar de tres pueden ser dos. Se trata de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Presupuesto e Impuestos, y se le suma Legislación General.

En esta instancia, con un Cambiemos que está a tres diputados de la mitad más uno del cuerpo y con un bloque de senadores que supera cómodamente esa marca, el oficialismo buscará contar con mayoría propia en todas las comisiones.

El principio matemático ordena que Cambiemos presida 17/18 comisiones en Diputados, mientras que en el Senado el bloque oficialista se descarta que se quedará con unas 16/17. La cuenta es simple: se obtiene la proporción de la bancada respecto del total realizando una simple división y ese resultado se traslada a la cantidad de comisiones. A la inversa es cantidad de miembro del bloque dividido totalidad de la Cámara multiplicado por cantidad de Comisiónes. En el caso de Cambiemos en diputados sería 44 dividido 92 por 37.

Pero si hacemos este procedimiento en términos reales, al bloque massista le correspondería la presidencia de unas 5 o 6 comisiones y al bloque del FpV-UC unas 9 o 10; al PJ dialoguista unas 3 o 4 comandancias de comisiones, pero el punto que es seguramente no resultará así, pues Cambiemos buscará corresponder más a los pedidos de sus potenciales aliados que aquellos que se muestras como sus opositores seguros.

En el senado la situación será similar es probable que el massismo con dos senadores en el alto cuerpo termina presidiendo alguna comisión o integrando comisiones que tal vez de no tener buena sintonía con el oficialismo no las integraría.

En principio se sabe que las tres comisiones importantes de cada una de las Cámaras serán para el oficialismo, y a poco de rodar los primeros nombres, también se descubrieron varias internas de los bloques oficialistas entre las diversas tribus nómades que los habitan.

En el frente externo también se presentó un panorama lógico con los bloques que se muestran más predispuestos al entendimiento con el oficialismo de que finalmente se lleven cargos que de no revestir aquella actitud difícilmente accedan. Así el massismo y el PJ dialoguista estarían obteniendo similares posiciones que el bloque del FpV-UC que en rigor están cerca de duplicarlos en miembros a unos y triplicar a los otros.

 

Fuente: infocielo

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*