La Provincia apuesta a garantizar el inicio de clases más allá de un acuerdo paritario

“Vamos con la expectativa de seguir negociando de buena fe, y que el inicio de clases no se vea afectado en caso de que no haya un acuerdo total”. Lo dijo ayer, en Mar del Plata, el ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, luego de conocerse la nueva convocatoria del gobierno provincial a los gremios docentes en el marco de la paritaria salarial.

Por su parte, los principales dirigentes del Suteba brindaron una conferencia de prensa en la cual subrayaron, en clara referencia a la postura oficial sobre el carácter “inflacionario” de la cláusula gatillo que piden los gremios, que ellos quieren “discutir educación, no economía. La agenda educativa que hay que tratar, la tienen congelada”, realzaron.

En la ciudad balnearia, en tanto, Villegas dejó entrever nuevamente que la carta del Ejecutivo para mejorar la oferta pasará por “trabajar” la cuestión del presentismo.

“(Para el gobierno) es central trabajar en conjunto con los gremios la cuestión relacionada con el presentismo, sin lesionar derechos”, puntualizó y consideró que “en cualquier rama de actividad es importante el presentismo”.

En esa línea, y siempre de acuerdo a números que maneja el gobierno, comparó el ausentismo que se registra en las escuelas públicas con el de las privadas, para remarcar que en estas últimas es “tres veces menor”.

Pero como se dijo, la principal apuesta de la administración de María Eugenia Vidal ahora pasa por asegurarse que las clases comiencen el 5 de marzo, aunque para esa fecha no exista un acuerdo cerrado con los seis gremios docentes. Y es que ese acuerdo se presenta muy lejano.

Por caso, si se habla de porcentajes, un punto más no moverá en absoluto el amperímetro. Un imaginario 16% seguirá muy lejos de las proyecciones de inflación que las “consultoras más cercanas al gobierno”, como las definen los gremios, realizan para este año: alrededor de un 20%.

Además, los docentes apuntan a un porcentaje más alto y a la cláusula gatillo, mecanismo que actualiza el aumento salarial en forma automática siguiendo el índice inflacionario del Indec. Y es la propia Casa Rosada la que no quiere saber nada con ese instrumento que se utilizó en 2017. Ayer, Villegas repitió en Mar del Plata lo que le dijo a este diario el jueves pasado a la noche, tras el encuentro con los sindicatos: “(Esa cláusula) no es una herramienta eterna”.

“Hay que dejar las ideologías de lado y trabajar por lo que realmente necesita el país”, finalizó.

El Suteba, durante una conferencia donde hablaron su titular, Roberto Baradel, y sus secretarias adjuntas, Silvia Almazán y María Laura Torre, volvió a denunciar que “Vidal apuesta al conflicto” con el fin de “poder culpar a los docentes” en caso de que adopten alguna medida de fuerza, posibilidad que, hasta ahora, ningún gremio provincial mencionó.

“NI PARA LA LUZ”

“La propuesta del 15% es inaceptable. Representa 625 pesos de aumento por cuatrimestre. Eso no alcanza ni para pagar la boleta de gas o de luz. Ya en marzo, la inflación va a superar esa cifra”, aseveró Baradel, luego de denunciar el “cierre de cursos y escuelas, situación que se agrava en el Delta”.

A su turno, Laura Torre dijo que “para poder tener una educación pública de calidad es necesario un diálogo que el gobierno no está propiciando”.

En cuanto al ausentismo, volvió a negar que sea del 17% “como dice el gobierno, eso es mentira”, aseguró.

En tanto, respecto de la denuncia acerca de malos manejos en el Ioma que involucran a funcionarios, ex funcionarios y delegados de distintos sindicatos, Baradel presentó documentos que “excluyen al Suteba y a su vocal (en la obra social) de esos actos ilícitos. Se probó también que este gremio le exigió al gobierno, desde 2016, que aclare la situación del Instituto y que haga públicas, como debe ser, todas las auditorías”, remató.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*