El plan “Y”: la estrategia que analiza Vidal para acordar con Massa sin sumarlo a Cambiemos

Objeto de múltiples interpretaciones sobre su futuro político electoral, María Eugenia Vidal volvió a ser centro de un rumor que la coloca en una virtual alianza con el Frente Renovador de Sergio Massa. Una teoría que, a priori, no aparece descabellada en función de la relación que ambas fuerzas mantuvieron, sobre todo en el ámbito legislativo bonaerense, a lo largo de los últimos cuatro años.

Se trata, en rigor, de la estrategia del candidato único en el ámbito provincial con la que amenazó alguna vez el peronismo, y que desenfundó, ahora, Cambiemos. La fórmula de la colectora invertida. Lo llaman también el esquema “Y”. Surge de lo ilustrativo que resulta ser esa letra, para explicar la maniobra. En el borde inferior, una candidatura a Gobernador que se bifurca hacia arriba con dos versiones de fórmula presidencial.

La revolución política que provocó el sábado pasado el lanzamiento de Cristina Fernández, una oferta electoral en la que resignó protagonismo presidencial a favor de Alberto Fernández, un moderado que supo ser crítico de su última gestión, obligó al oficialista frente Cambiemos a idear una estrategia para contrarrestar el impacto de tal revelación. Los anuncios de alto impacto suelen contrarrestarse con osadas jugadas desde el campamento contrario. Sobre todo con el calendario electoral avanzado, y en marcha.

En las últimas horas, el oficialismo filtró una de las alternativas que tiene sobre la mesa. Sin mudar a Vidal, la actual Gobernadora aportaría al frente Cambiemos desde la Provincia. Con su propia reelección. Un triunfo –en las generales- que instalaría la idea de que la continuidad del cambio es posible. Un oasis comparado con la acumulación de derrotas que el oficialismo sumó hasta ahora –y seguirá sumando antes de octubre- a lo largo de todo el país.

La fórmula no es nueva, ni exclusiva del oficialismo. De hecho en las últimas elecciones la utilizaron de ambos lados de la grieta, y el propio peronismo amenazó con recrearla en la Provincia de Buenos Aires en el arranque del año electoral. En las proyecciones peronistas, la concreción de una jugada como la que ahora estudia Vidal espantó al oficialismo. Tanto que Macri firmó un decreto, a pedido de la Gobernadora, para alambrar esa posibilidad. Ese es el primer escollo que debe superar el oficialismo para que Vidal pueda, en octubre próximo, colgar su candidatura a la de Mauricio Macri, y a la del candidato de Alternativa Federal. En La Plata descartan que será Massa. Con él negocian.

Son dos las alternativas para superar dicha barrera que el oficialismo se auto-impuso a la estrategia que ahora orejean. Y una de ellas aparece prácticamente imposible. La Justicia debería darle razón a la presentación del PJ que judicializó el decreto de Macri, para, despejado el camino gracias al fallo judicial, la maniobra pueda reeditarse en la Provincia. Parece imposible. La Justicia Federal ha determinado que la presentación del PJ, deviene abstracta, y no le dará curso. En la interpretación de Servini de Cubría, el peronismo no se puede sentir agraviado por una reglamentación que prohíbe una estrategia electoral de la que el peronismo, todavía, no se hace cargo. ¿En qué te agravia el decreto, si no tenés desplegado en la Provincia un acuerdo de ese tipo?

fuente: infocielo

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*