El Golpe de Estado en Bolivia volvió a agitar la grieta de la política argentina

Este domingo, el gobierno democrático de Bolivia, a cargo del presidente Evo Morales fue derrocado como fin de una serie de conflictos armados encabezados por las fuerzas de seguridad del país vecino. La crisis, que generó el rechazo generalizado del mundo político, dejó en evidencia la doble postura de la política argentina.

Es que, mientras el gobierno de Mauricio Macri lanzó un pobre comunicado oficial en el que omite el ataque a la institucionalidad boliviana, el peronismo y el radicalismo dejaron en evidencia sus posturas encontradas.

Por caso, el comunicado del PJ, que lleva la firma de José Luis Gioja y Jorge Taiana, habla directamente de un “golpe cívico, político y policial”. Mientras que el partido centenario apunta a “una vocación de perpetuidad ilegal”.

EL COMUNICADO PERONISTA

«El Partido Justicialista repudia con la mayor energía el golpe de Estado consumado en el día de la fecha en la hermana República Plurinacional de Bolivia. La forzada renuncia del presidente Evo Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera es la consecuencia de un golpe cívico, político y policial que de manera abierta intentó descalificar el triunfo electoral y que, incluso desde antes de las elecciones que se realizaron el 20 de octubre pasado, anunciaron la decisión de desconocer cualquier resultado electoral que favoreciera al presidente Evo Morales.

La multiplicación de los actos de violencia con alto componente racista por parte de fuerzas opositoras, que violaron normas de convivencias básicas, intimidando y agrediendo a seguidores y autoridades del oficialismo, son la expresión de una escalada que buscó desestabilizar al gobierno democrático de Bolivia.

Cabe señalar que la Presidencia de Evo Morales representó el primer y único gobierno indígena de la historia de Bolivia y que además realizó notorias mejoras económicas y sociales para el país y para los más humildes, devolviendo la dignidad a una población indígena sometida por siglos.

En estas horas oscuras para la historia de Bolivia hacemos un llamado a las fuerzas democráticas bolivianas y a la comunidad internacional para que cese este proceso de revanchismo de los sectores más poderosos que amenaza en convertirse en un sangriento y racista castigo al pueblo boliviano.

Los peronistas expresamos toda nuestra solidaridad con los hermanos bolivianos, con el presidente Evo Morales y vicepresidente Álvaro García Linera, y exigimos que se respete y garantice sus vidas, su libertad y su integridad y que sea restablecido de inmediato el Estado de derecho, la democracia y el orden institucional”.

EL COMUNICADO RADICAL

«América Latina está viviendo jornadas particularmente convulsas. Hoy recibimos noticias de Bolivia, que dan cuenta de una sucesión de hechos preocupantes. Entre ellas, la renuncia del Presidente Evo Morales, en medio de un clima de agitación.

El continente necesita recuperar la normalidad institucional, en base a una observancia estricta de los procesos electorales.

No es justo someter a las sociedades al agobio, por una vocación de perpetuidad ilegal. Las autoridades electas en cada comicio deben gozar de la legitimidad que da la limpieza en dichos procesos.

El cuidado en los procesos, el respeto a la división de poderes, las reglas de equidad en la competencia política son el fundamento de la convivencia cívica. Las tensiones deben resolverse en su marco legal sin injerencias ajenas al poder civil.

Cuidar la democracia en el continente implica un esfuerzo por calificarla. No a las trampas! No a las injerencias externas! No al Golpe de Estado! Si al pluralismo, la democracia y la convivencia pacífica.

Por ello llamamos a la paz social y a elecciones libres y transparentes».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*